cenadenochevieja.com.

cenadenochevieja.com.

Maridajes perfectos para la cena de fin de año

Maridajes perfectos para la cena de fin de año

Introducción

La cena de fin de año es un momento muy especial en el que queremos disfrutar de una buena comida y compañía para despedir el año que acaba y dar la bienvenida al nuevo. Para ello, es importante elegir correctamente los platos que conformarán el menú y, sobre todo, maridarlos adecuadamente con el vino o bebida que mejor los acompañe. En este artículo, vamos a hablar de algunos maridajes perfectos para la cena de fin de año.

Primeros platos

Uno de los platos más comunes para empezar una cena de fin de año son los mariscos. Una buena opción es el langostino, que marida muy bien con un vino blanco de Rueda, como un verdejo, ya que la acidez del vino resalta el sabor del marisco. También se puede optar por un espumoso, como un cava o champagne, que limpia el paladar y realza el sabor del marisco. Otro plato que suele ser muy popular es el foie gras, que se puede maridar con un vino dulce, como un Sauternes o un Jerez, ya que la dulzura del vino compensa la intensidad del foie. También se puede optar por un vino blanco seco, como un chardonnay, que contrarresta el sabor graso del foie.

Plato principal

El plato principal suele ser uno de los más destacados de la cena de fin de año, por lo que es importante elegir un buen maridaje. Si se opta por un asado, como un cochinillo o un cordero, lo mejor es maridarlo con un vino tinto de la Ribera del Duero o Rioja, que tienen la estructura y la acidez adecuadas para acompañar a la carne. También se puede optar por un vino tinto de la Toscana, como un Chianti o un Brunello di Montalcino, que maridan muy bien con los platos a base de carne. Para los platos a base de pescado, como el bacalao o el salmón, lo ideal es maridarlos con un vino blanco seco, como un Rías Baixas o un Albariño, que tienen la acidez necesaria para cortar el sabor graso del pescado. Si se opta por un plato con salsas cremosas, se puede maridar con un vino blanco con crianza en barrica, como un Chardonnay de Borgoña o un Ribera del Duero blanco, que tienen la estructura necesaria para acompañar la salsa.

Postres

El postre es el broche de oro de cualquier cena de fin de año, por lo que es importante acertar con el maridaje. Si se opta por un postre de chocolate, como un brownie o un fondant de chocolate, lo mejor es maridarlo con un vino tinto dulce, como un Oporto o un vino de Jerez, que complementan muy bien el sabor del chocolate. Para los postres a base de frutas, como una tarta de manzana o un sorbete de limón, lo ideal es maridarlos con un vino blanco dulce, como un Moscatel o un Riesling, que tienen la dulzura necesaria para complementar el sabor de la fruta.

Otros maridajes

Si se prefiere una opción más original, se pueden optar por otros maridajes menos comunes, como los quesos. Si se sirve una tabla de quesos, se puede maridar con un vino tinto potente, como un Cabernet Sauvignon, que tiene la acidez necesaria para equilibrar el sabor del queso. Otra opción son los postres con especias, como un Christmas pudding o un pastel de zanahoria y canela, que se pueden maridar con un vino fortificado, como un Jerez o un Madeira, que complementan muy bien el sabor de las especias.

Conclusiones

Como hemos visto, elegir el maridaje adecuado para la cena de fin de año es fundamental para disfrutar de una experiencia gastronómica completa. Cada plato y cada bebida tienen características diferentes que es importante tener en cuenta para encontrar el equilibrio perfecto. Esperamos que estos consejos os hayan sido útiles y permitan que disfrutéis al máximo de vuestra cena de fin de año. ¡Feliz año nuevo!