cenadenochevieja.com.

cenadenochevieja.com.

Invitados de última hora: cómo hacer que se sientan bienvenidos en la Cena de Nochevieja

Invitados de última hora: cómo hacer que se sientan bienvenidos en la Cena de Nochevieja

Introducción

Ya sea que te encuentres en medio de la planificación de tu cena de Nochevieja o ya tengas todo organizado, la llegada de invitados de última hora puede ser una sorpresa que genere estrés y preocupación. Nadie quiere que sus invitados se sientan incómodos o excluidos, especialmente durante una celebración tan importante. En este artículo, te brindaremos algunos consejos útiles para recibir a tus invitados de última hora de manera cálida y amistosa, y hacer que se sientan parte de la celebración desde el primer momento.

1. Prepárate para lo inesperado

El primer paso es mentalizarte para estar preparado para lo inesperado: siempre existe la posibilidad de que algún amigo o familiar te haga una visita de última hora. Por lo tanto, trata de tener siempre un par de asientos vacíos reservados en caso de emergencia. Si tienes espacio extra en la mesa, un mantel y un par de sillas de reserva son una buena opción para hacer que los invitados se sientan bienvenidos. Además, siempre es buena idea tener algunos aperitivos extra, copas, servilletas y otros suministros que puedan ser necesarios.

2. Comunícate con tus invitados

Es importante que te comuniques con tus invitados de última hora temprano y con claridad. Envíales un mensaje o hazles una llamada para preguntar si tienen algún requisito alimentario especial o si necesitan un lugar para hospedarse durante la noche. De esta manera, podrás anticiparte a sus necesidades y asegurarte de que estén cómodos.

3. Ofrece algo de beber

Es muy probable que tus invitados de última hora lleguen después de que la cena haya empezado, por lo que ofrecerles algo de beber en el momento en que llegan puede ser una buena opción. Un poco de cava o una copa de vino pueden ser una excelente forma de darles la bienvenida, y además les dará una oportunidad para socializar con el resto de los invitados.

4. Considera el espacio

Si tu hogar es pequeño o si ya tienes muchos invitados, acomodar a los nuevos puede resultar un desafío. Sin embargo, existen algunas alternativas que pueden funcionar. Si el clima lo permite, es posible que puedas colocar una mesa extra en el patio o en el balcón para que los invitados puedan disfrutar de la cena allí. Si la opción anterior no es posible, una opción es hacer que tus invitados de última hora se sienten en un área diferente para conversar y hacer nuevos amigos. Puede ser en el jardín o en una sala diferente de la casa.

5. Involúcralos en la cena

No subestimes el poder de hacer que tus invitados se sientan involucrados. La cena de Nochevieja es una ocasión para compartir y disfrutar con amigos y familiares, por lo que no hay mejor manera de hacer que tus invitados de última hora se sientan bienvenidos que haciendo que se involucren en la cena. Pregúntales si les gustaría ayudar en la preparación de algún plato, o si tienen alguna receta especial que les gustaría compartir. Si tienes un karaoke o un juego de mesa planeado, invítalos a unirse a la diversión.

6. Haz que se sientan especiales

Por último, pero no menos importante, haz que tus invitados de última hora se sientan especiales. Asegúrate de presentarlos al resto de los invitados, háblales de algunas de las tradiciones de la cena de Nochevieja y asegúrate de que tengan todo lo que necesiten. Puedes incluso preparar una pequeña sorpresa para ellos, como un pequeño regalo, que les recuerde que son importantes y que son muy bienvenidos en tu casa.

Conclusión

Incluso si la llegada de invitados de última hora puede ser un inconveniente, es importante recordar que nuestras experiencias más memorables a menudo vienen de eventos impredecibles e inesperados. Al seguir estos sencillos consejos, puedes prepararte para lo inesperado y asegurarte de que tus invitados de última hora se sientan cómodos y bienvenidos en la cena de Nochevieja. Así, podrás disfrutar de la celebración sin preocuparte demasiado.